Agua hervida

Normalmente, la gente prefiere tomar el agua a temperatura natural o fresca en verano. Pero el agua caliente, especialmente el agua hervida, puede ser una alternativa muy sana que nos ayude a comenzar la mañana con más energía y con menores desechos metabólicos acumulados durante el descanso nocturno.

Agua hirviendo

Los médicos y las organizaciones de salud recomiendan agua caliente con limón, porque según sus estudios disminuye la actividad de los radicales libres, favorece el sistema digestivo e intestinal, y ayuda a absorber de una manera más eficiente los minerales.

Recomendamos el uso de agua potable de origen conocido, ya sea de botella o del grifo. Si no se sabe la procedencia del agua, debemos saber que por encima de los 85 grados de temperatura, en pocos minutos se consigue matar todos los patógenos que pudiera haber en el agua. En el momento en que empieza a hervir, ya podemos asegurar que el agua es limpia.

Pero el agua hervida no es sinónimo de agua potable. Aún podría haber otros contaminantes químicos que no se van con el hervido. Conviene por tanto filtrar el agua mediante filtros adaptados en jarras o sistemas de osmosis inversa. Aquí cada usuario es libre de elegir y tomar el agua que considere mejor para su organismo.

Agua hervida con limón

Vamos a ver a continuación las razones por las que resulta beneficioso comenzar el día con un vaso de agua caliente hervida (Ojo, no hirviendo, déjela enfriar unos minutos).

Razones para tomar agua hervida:

1 – Ayuda para el sistema digestivo: Una taza de agua caliente por la mañana tiene la capacidad de limpiar el cuerpo desde dentro, ayuda a eliminar toxinas, y el desayuno posterior se descompone con mayor facilidad. En cambio el agua fría tiende a endurecer las grasas y a dificultar su correcta absorción. Si acompañamos dicha taza con un jugo de medio limón, estaremos aparte mejorando los posibles problemas de acidez digestiva y mejorando la asimilación de minerales como el calcio o el hierro.

2 – Ayuda contra el estreñimiento: Tomar agua hervida calentita por las mañanas, en ayunas, facilita el movimiento intestinal y ayuda a mejorar los movimientos peristálticos. El intestino se verá estimulado y volverá de nuevo a su funcionamiento regular diario.

3 – Solución contra el dolor: El agua caliente actúa como remedio eficaz contra el dolor de cabeza y contra los dolores menstruales. Tiene un efecto que relaja los músculos abdominales y por ello resulta un calmante perfecto contra los calambres. Aumenta el flujo sanguíneo y descongestiona las zonas contracturadas.

4 – Ayuda a adelgazar: Muchas dietas de adelgazamiento comienzan con una infusión de agua hervida o con agua caliente por las mañanas, ya que de esta manera se aumenta la temperatura corporal y por ello se estimula la tasa metabólica corporal, quemando más calorías. Si añadimos limón, conseguiremos romper de manera más fácil el tejido adiposo y ayudará a controlar mejor la sensación de hambre, gracias a la acción de la pectina incluida en la fibra del limón. Al mejorar la circulación sanguínea, se facilita la eliminación de grasa y toxinas disueltas en la sangre.

5 – Remedio contra el envejecimiento: Al eliminar toxinas se favorece la reparación de las células de la piel y del pelo. Se consigue una mejor elasticidad y un mejor tono muscular. Una correcta hidratación resulta mucho más importante que cualquier crema de uso externo. Existe un gran gasto económico, debido en parte a los medios de comunicación, en los que se recomienda el uso de cremas tópicas para mejorar la tersura o la elasticidad de la piel, pero no se dice, que esos mismos beneficios los podemos obtener si eliminamos las toxinas y nos mantenemos hidratados adecuadamente.

Leave a Reply