Agua ionizada

Últimamente, se está poniendo de moda consumir lo que se denomina como “Agua ionizada” cuyo proceso o tratamiento requiere de una serie de máquinas, a la venta al público, y con precios cada vez más económicos. Y que prometen que mejoran las propiedades organolépticas y mejoran la potabilidad o salubridad del agua.

Diagrama del agua ionizada

La ionización, también conocida como “electrólisis” se lleva a cabo mediante un conjunto de electrodos con carga positiva y negativa. Sabemos que el agua es H2O, pero la molécula tiene ambas polaridades, una negativa en la partícula hidróxido (OH-) y una positiva en el átomo de hidrógeno (H+). Mediante el proceso de la electrólisis, podemos conseguir como resultado un agua con mayor o menor alcalinidad. Por poner un ejemplo, el agua del grifo convencional tiene un PH neutro de valor 7 en la escala de acidez que va del 0 al 14. Por debajo del 7 se considera agua ácida, y por encima del 7 se considera agua alcalina.

La acidez del agua ionizada:

Y ya que la mayoría de enfermedades y de reacciones negativas, aparecen en el cuerpo en un medio ácido, se considera beneficioso tratar de alcalinizar el cuerpo, en la medida que pueda contrarrestar los efectos negativos de la acidez. Algunos científicos aseguran que el PH del cuerpo permanece invariable porque ya es capaz de autorregularse por sí solo y que no es necesario ingerir ningún tipo de bebida, ácida o alcalina para cambiar el PH interno. Si esta regulación no existiera, moriríamos tan solo al ingerir un refresco de burbujas de los que venden en cualquier supermercado, cuya acidez oscila entre valores de 3 o 4.

No existen estudios concluyentes sobre el beneficio de tomar agua ionizada, pero sí que podemos entender lo que supone una pequeña variación de PH para darnos cuenta del esfuerzo que hace el cuerpo para regular su propia alcalinidad. Me explico:

Los valores de acidez van del 0 al 14, siendo el PH = 7 el valor neutro.

Valores de acidez

Disminuir un número significa multiplicar por 10 las cantidades. Digamos por tanto que un PH 5 es diez veces más ácido que un PH 6, pero un PH 4 es 100 veces más ácido que un PH 6. Por lo que regular un vaso de refresco con burbujas de PH 4 requiere de por lo menos más de 100 vasos de agua alcalina de PH 8. Esto en la práctica no ocurre igual dentro del cuerpo humano. La propia homeostasis corporal ya sabe cómo hacerse cargo de la acidez mediante la adición de minerales. No es necesario beber agua alcalina para neutralizar la acidez, pero quizás ayude. Ahora bien, debemos tener algunos factores en cuenta:

Tanto la acidez como la alcalinidad son malas en exceso. Décimas de alcalinidad por encima del 7,4 o décimas de acidez por debajo del 7,4 pueden llevar a la muerte, por lo tanto, es preferible que sea el propio cuerpo el que se regule.

Los minerales que utiliza el cuerpo para contrarrestar la acidez muchas veces los quita de otras partes importantes como los huesos o los dientes. Es por ello que el café no ayuda a las personas con osteoporosis, o que los drogadictos habituales de sustancias muy ácidas como la heroína, suelen identificarse por una boca descuidada y con falta de piezas.

Máquina para ionizar el agua

Las empresas que comercializan con estas máquinas de agua ionizada suelen presumir que su agua aporta una mayor energía ya que neutraliza la acidez y ahorra efectos negativos al cuerpo, aunque algunos expertos afirman que no existen suficientes experimentos como para asegurar estos beneficios.
En los últimos años hemos visto un crecimiento exponencial de las ventas de estas máquinas.

Vemos por tanto que los clientes, lejos de estar insatisfechos, parecen recomendar la máquina, y el boca a boca parece tener un efecto positivo. También ayuda los anuncios televisivos en los que los atletas explican que desde que consumen agua ionizada tienen mejores resultados.

Según los folletos de venta, el agua ionizada tiene una alcalinidad con PH 8,5 o 9, que ayuda a contrarrestar los efectos negativos del consumo de carne, o exceso de proteínas. Tiene mejor sabor que el agua convencional, y que resulta ideal también para cocinar .

Quizás tengamos que probar por nosotros mismos para comprobar si todos estos beneficios son reales o no. Ante la falta de estudios serios bien fundamentados, solo nos queda mantenernos a la espera y ver como evoluciona el mercado del agua ionizada.

Leave a Reply