Agua de lluvia

¿Te has preguntado alguna vez si el agua de lluvia es potable o no? A modo de conclusión, podemos responder a esta pregunta con un simple “a veces” ya que encontraremos situaciones en las que el agua recién caída es totalmente consumible, y otros momentos en los que se desaconseje e incluso se deba evitar su consumo.

lluvia cae al mar

Casos en los que no se debe beber el agua de lluvia:

La lluvia es la concentración de agua proveniente de la evaporación de ríos, mares y lagos. El propio proceso de cambio de estado de líquido a gaseoso (nubes), hace que el agua sea 100% pura, y en condiciones naturales, la lluvia debería mantener dicho estado de pureza. Pero la realidad es bien distinta. La lluvia en su proceso de caída debe cruzar toda la atmósfera antes de caer al suelo, y en su viaje tiende a captar las partículas con las que se mezcla. Si la atmósfera se mantiene limpia y estable, el agua de lluvia también será limpia y potable, pero si la atmósfera es sucia y contaminada, el agua que caiga posiblemente también arrastre partículas nocivas para nuestra salud. Para la salud de los animales y para los cultivos aledaños.

Seguro que no te apetecería beber el agua de lluvia que cae junto a la planta nuclear de Fukushima, o junto a la malograda Chernobyl. Igualmente se debe evitar el agua, la que cae y la del suelo, junto a las centrales eléctricas, plantas químicas, fábricas de papel, petroquímicas y resto de industrias que acostumbran a usar grandes chimeneas.

Agua sobre zona contaminada

Casos en los que sí es posible consumir el agua de lluvia:

Lejos de las zonas contaminadas anteriormente citadas, podemos estar tranquilos y aseverar que casi toda el agua de lluvia es apta para el consumo. No en vano, la mayor parte del agua que consume la población mundial, procede directa o indirectamente del agua de lluvia.

Por seguridad, y por eliminar restos de moho, polen, bacterias y otros contaminantes de baja exposición, se tiene por costumbre controlar el agua en plantas de tratamiento antes de alcanzar los hogares o las zonas de regadío.

¿Qué podemos hacer si no estamos seguros del agua de lluvia?

Para aumentar la seguridad y minimizar los posibles riesgos de consumir este tipo de agua para nuestra salud podemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

1 – Hervir el agua para eliminar los posibles patógenos.

2 – Filtrar el agua mediante distintos procesos, tales como jarras, filtros u osmosis inversa. De esta manera aseguramos eliminar pequeñas partículas de polvo, polen, moho y restos de otros contaminantes.
3 – Recoger el agua directamente del cielo evitando los riachuelos o las acanaladuras. El recipiente usado debe estar limpio o esterilizado. Podemos usar un recipiente lavado en un lavavajillas.

Como beber agua de lluvia
4 – Tras la recogida, si dejamos reposar el agua al menos durante una hora, lograremos que las partículas más pesadas se acumulen al fondo del recipiente.
5 – A falta de un filtro específico para el filtrado de aguas, podemos usar un filtro de café con el que eliminaremos las partículas de mayor tamaño.
6 – Si se va a utilizar el agua durante muchos días, conviene refrigerarla, siempre que sea posible, para ayudar a retardar la proliferación y el crecimiento de microorganismos y hongos que pudiera contener.

Acidez del agua

El agua de lluvia, al contacto con el aire se vuelve ácida. El dióxido de carbono que reacciona con las partículas de agua reducen el PH alrededor del 5,6. Pero esta cantidad de acidez no es peligrosa. El agua en la naturaleza casi nunca es neutra, ya que siempre lleva minerales disueltos. A modo de ejemplo, podemos citar un café realizado con agua neutra, que baja su acidez hasta el PH 5, o un zumo de naranja natural, puede alcanzar una acidez de PH 4. Un refresco de Cola puede alcanzar PH 3. Cuanto menor es el PH se considera mayor acidez.

No se debe confundir la acidez del agua de lluvia, con el concepto “Lluvia acida”. La lluvia ácida se forma cuando la humedad evaporada se mezcla con óxidos de nitrógeno y con dióxidos de azufre en atmósferas contaminadas por la combustión de derivados del petróleo, y cuya interacción obtiene como resultado la formación de distintos ácidos, como el ácido nítrico, ácido sulfúrico entre otros, que precipitan junto con la lluvia, volviéndola prácticamente imbebible y peligrosa.

Cómo detectar el agua de lluvia tóxica:

Aunque cada vez los países industrializados toman mayores medidas para evitar la contaminación del aire y del medio ambiente, podemos llegar a detectar los primeros signos de toxicidad de la lluvia midiendo sus efectos sobre las zonas acuáticas. No debemos levantar ninguna señal de alarma ni caer en miedos ilógicos, ya que casos de contaminación severa no ocurren en el planeta desde hace más de 100 años, excepto algunos casos aislados de radiación nuclear. En el hipotético caso de encontrarnos ante un caso de lluvia contaminada, el proceso pudiera seguir los siguientes pasos:

1 – Los peces son las principales víctimas de la contaminación del aire. Suena paradójico, pero es la lluvia contaminada la que afecta primero a los peces, que la absorben a través de sus branquias.

Peces muertos por lluvia contaminada
2 – Posteriormente, los animales que se alimentan directamente del consumo de peces son los siguientes en morir, caer enfermos o desaparecer.
3 – El resto de vida silvestre se ve directamente perjudicada por la falta de eslabones de la cadena trófica.
4 – Con el tiempo, las propias plantas comienzan a reaccionar de manera negativa ante la concentración de toxinas en el sustrato, comenzando a enfermar por las raíces y obteniendo nutrientes cada vez de peor calidad.

5 – Las plantas, a causa de la contaminación, también sufren una disminución de sus capas cerosas que protegen sus hojas de las posibles enfermedades y plagas que aparecen habitualmente.
6 – Por último, los seres humanos nos veremos directa o indirectamente relacionados con la contaminación, aunque no sea necesariamente por consumir agua de lluvia contaminada. Podemos llegar tener efectos tan adversos como asma y bronquitis, o enfermedades peores si acabamos tomando parte en nuestra alimentación de anímale o plantas implicadas.

Agua de lluvia
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply